top of page

Aspectos centrales para la implementación de infraestructura Data Center en la RM

La necesidad de las empresas por encontrar terrenos para instalar sus datacenter abre un nicho comercial importante para el sector.



La empresa Claro VTR ampliará su data center en 3.000 m2, consolidando esa unidad como una de las más grandes del país y totalizando una inversión cercana a los US$320 millones en su centro de datos ubicado en Liray, Colina.


La nueva infraestructura además de contar con tecnología de punta y las más altas certificaciones de sostenibilidad, cumple un rol clave en la digitalización de empresas y servicios públicos de Chile, que nos lleva a pensar sobre las opciones que tienen las empresas de grandes dimensiones de encontrar espacios para estas mega instalaciones.


Sabemos que este formato de construcción, son instalaciones de gran infraestructura capaces de almacenar, distribuir y analizar miles de millones de datos por segundo de manera eficiente, convirtiendo a ese sector en importantes actores para el desarrollo de la economía digital y para posicionar a Chile como un hub tecnológico a nivel regional.


En términos generales, no existen grandes impactos en el territorio ante el desarrollo de un datacenter en la medida que el proyecto cumpla con la legislación y normativa urbana, ambiental u otra que aplique a un caso específico.


“Existen de diversos tipos y se diferencian principalmente según su tamaño, diseño, capacidad, seguridad y eficiencia. Algunos tipos son: colocation, cloud, edge, modular e hiperescala. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas según las necesidades del cliente y el proveedor”, señala Francisco Puig, Partner en M2 Asset Management


Sobre el mismo tema, David Briones, jefe de asesoría estratégica de AGS Visión Inmobiliaria comenta que “para el desarrollo de este tipo de proyectos se debe tener en consideración algunos requerimientos específicos, como su infraestructura energética que garanticen el suministro de energía constante de la operación, proteger de interrupciones, el acceso y disponibilidad a una fuente de agua para el enfriamiento, y contar con acceso a redes de telecomunicaciones (fibra óptica)”.


Respecto al impacto respecto a la instalación de un Data Center en una comuna del país, para el gerente general de ClaroVTR, Alfredo Parot, comentó a Diario Financiero que “nos sentimos muy orgullosos y damos un nuevo e importante paso hacia la consolidación de nuestros servicios y liderazgo en el segmento de las grandes corporaciones y empresas del país. Esta tercera fase de nuestro Data Center que estamos inaugurando sumará un total de 3.000 m2 de salas a los 2.000 m2 ya existentes, totalizando una inversión de más de 320 millones de dólares en el proyecto”.


“Según lo anterior, es de gran relevancia realizar previamente una evaluación técnico-comercial de los terrenos aptos para la instalación de un Data Center mediante un estudio de inteligencia territorial de las condiciones urbanas, territoriales, normativas, legales, factibilidad de servicios, técnicas, mercado del suelo, ambientales, stakeholders, entre otras, que permitan dar viabilidad a la aprobación de este tipo de proyectos”, argumenta Briones.


Diferencias en este tipo de Infraestructura


El edificio de Claro VTR, que se adiciona al actual, cuenta con 3 salas blancas de 1.000 m2 cada una, llamadas B5, B6 y B7. Se trata de espacios especialmente diseñados y controlados para mantener un ambiente libre de partículas y contaminantes, que se caracterizan por tener un control riguroso de la temperatura, humedad y circulación de aire para garantizar un ambiente óptimo y seguro para los equipos de alta tecnología que se encuentran allí.


Así, las instalaciones cumplen con estándares de clase mundial y certificación Tier IV y “LEED BD+C Data Center”. Gracias a ello, su performance está vinculada a la eficiencia y reducción de huella de carbono, garantizando un mejor uso de los recursos energéticos.


Sobre este punto, Briones plantea que las principales diferencias que pueden existir se encuentran asociadas “al tamaño y requerimientos de un datacenter respecto a potencia de energía, consumo de agua, conexión a redes de telecomunicaciones, accesibilidad vial, proximidad a servicios de emergencia, superficie del terreno, entre otras”.


“Nuestra apuesta como compañía es liderar el mercado de servicios tecnológicos para empresas, para lo que contar con un Data Center de clase mundial es clave. Grandes, medianas y pequeñas empresas e instituciones públicas nos han elegido para almacenar y procesar su información porque hemos dado pruebas concretas respecto a la calidad y seguridad con que operamos”, afirmó.


Uno de los temas más recurrentes si hablamos de Data Center y su instalación en ciertos sectores de la Región Metropolitana, radican en los beneficios socioeconómicos para dichos sectores. Recordemos que muchos de ellos están instalados en sectores periféricos de la ciudad, lo que contribuye en mejorar la conectividad, aumento de plusvalía, más trabajo y nuevos focos inmobiliarios.


Para Francisco Puig, partner en M2 Asset Management, el impacto respecto a la instalación de un Data Center es variado: “El impacto en una comuna del país depende de varios factores, como el tipo de tecnología que utiliza, el consumo de energía y agua, la generación de empleo y la contribución al desarrollo local. Por ejemplo, el data center de Google en Quilicura es uno de los más eficientes y ecológicos de Latinoamérica”.


Asimismo, el ejecutivo advierte comenta sobre los efectos, positivos y negativos de la instalación de estas infraestructuras para una comuna de la región Metropolitana, la que sin duda, genera mayor plusvalía, conectividad y nuevos focos inmobiliarios.


“Los efectos positivos incluyen el impulso a la infraestructura tecnológica local, el aumento de la conectividad y la mejora de los servicios digitales para los residentes. Sin embargo, también pueden surgir efectos negativos, como el consumo energético intensivo, la generación de calor y ruido, y la posible competencia por recursos naturales como el agua”, comenta..


Finalmente, saber si existen aspectos legales a la hora de instalarse con un Data Center en la comuna, el mismo Puig señala que “esto puede incluir requisitos de zonificación, lo anterior deriva en enfoques completamente distintos en cuanto ubicaciones posibles, permisos de construcción, normativas ambientales y de seguridad, así como también posibles acuerdos con las autoridades locales en términos de infraestructura y suministro de servicios básicos como electricidad y agua”.


Noticia publicada en El Diario Inmobiliario

Commentaires


bottom of page