top of page

Convivencia en condominios: Ante vecinos de malos hábitos rige el reglamento interno

Las quejas que se repiten son olores desagradables, ruidos de madrugada y mal uso de espacios comunes. ¿Qué se hace?


Vivir en condominio requiere de ciertas adaptaciones, en especial si toca un vecino ruidoso, de malas costumbres o que no respeta el reglamento que se han dado todos los residentes.

Según explica Paulina Lazcano, gestora inmobiliaria de AGS Visión Inmobiliaria, conforme a su experiencia en la administración de condominios, los problemas más frecuentes son los ruidos después de las 3.00 am, la música fuerte, golpes, saltos y movimientos de muebles.

Asimismo, menciona el mal cuidado en los espacios comunes, dejar puertas abiertas de basureros, desechos en los pasillos y ascensores, y desperdicios en las áreas verdes.


Mascotas

Con mayor frecuencia se han sumado problemas con las mascotas, como que los amos no las llevan con sus correas o que no usan bolsas para recoger sus heces. Las quejas aumentan cuando se agregan reclamos por los malos olores debido a orinas en cemento, pasillos de entrada y áreas verdes que colindan con los pisos.

Precisa que en esta época el mal olor más denunciado es el de cigarrillo y marihuana, que sube por las ventanas, balcones y baños, por el extractor de aire.

Ante reclamos de este tipo, su recomendación es avisar a la conserjería, desde la cual se verifican los hechos y se les da aviso previo a los causantes.

A su vez, la administración confirma los avisos y reclamos con cámaras entregando una multa acorde al hecho. Estas parten desde 1 UTM, según su gravedad. El propietario o arrendatario puede apelar con hechos, afirma.

Si no sigue el reglamento y las fallas son reiteradas, la comunidad puede determinar el desalojo de algún propietario.

Y da un ejemplo: En una comunidad se amonestó a una propietaria por falta de cuidado de la higiene de sus mascotas.

Luego de reiteradas amonestaciones y reclamos, se logró verificar que la vecina tenía una plaga por suciedad. Entonces, la administración solicitó el desalojo al mes siguiente.



Más detalles en la noticia publicada en Diario El Mercurio.


Comentarios


bottom of page