Estudio de AGS identificó y cuantificó la infraestructura crítica en la Falla de San Ramón


Un estudio realizado por la Unidad de Asesoría Estratégica de AGS Visión Inmobiliaria identificó y cuantificó la “infraestructura crítica” existente en el área de riesgo e influencia de la Falla de San Ramón (en adelante FSR) ante la ocurrencia de un potencial sismo que según varias investigaciones se estima en 7,5° Richter.


Según lo señalado en el estudio denominado “Análisis Áreas Riesgo Precordillera Etapa 1 Vitacura y La Florida” (2014), encargado por la Seremi del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, se determina un área de riesgo de 300 metros entorno a la FSR ante la ocurrencia de un potencial sismo correspondiente a la zona de ruptura superficial donde se producirían desplazamientos, deformaciones y desnivelación del terreno, poniendo en riesgo tanto a la población instalada como la infraestructura crítica y construcciones existentes.


Respeto a la “infraestructura crítica” se encuentra definida de forma internacional como aquellas “infraestructuras o espacios que, si no funcionan, podrían dañar el desarrollo natural del país”, tales como hospitales, aeropuertos, instalaciones que permiten el suministro de gas, electricidad, agua potable, telecomunicaciones, comisarías, centrales nucleares, albergues, entre otros.


A partir de la traza aproximada de la FSR, se calculó el área de riesgo directa, identificándose en total 20 equipamientos y servicios denominados como “infraestructura critica” que se encuentran dentro de la zona de ruptura (300 metros) y que podrían sufrir severos daños ante la ocurrencia de un sismo.


Entre los equipamientos de escala mayor identificados se encuentran centros comerciales, colegios, un cuartel policial, además del Centro de Estudios Nucleares de La Reina (donde existe un pequeño reactor nuclear), Hospital Dipreca, Universidad Adolfo Ibáñez, Universidad de Los Andes, entre otros.


Por otro lado, si bien un sismo producido en la FSR, afectaría en cierta medida a toda la ciudad de Santiago, según el estudio “¿Urbanización fallada? La FSR como nuevo escenario de riesgo sísmico y la sostenibilidad de Santiago, Chile” (2018) realizado por la Universidad de Chile, se determina un buffer de influencia de 2 km alrededor de la FSR donde se percibirán las mayores intensidades del sismo.


Ante ese escenario, se identificaron 228 equipamientos y servicios denominados como “infraestructura crítica” adicionales a los 20 equipamientos que se sitúan en la zona de ruptura. Por otro lado, considerando los datos del Censo 2017 (INE), la población potencialmente afectada dentro de este buffer de 2 km, alcanzaría los 515.522 habitantes, afectando a la población de las comunas de Lo Barnechea, Vitacura, Las Condes, La Reina, Peñalolén, La Florida y Puente Alto principalmente.


“Ante ello, resulta de gran relevancia incorporar entonces los estudios de riesgos naturales asociados a la FSR en los instrumentos de planificación territorial, a fin de evitar la ubicación de infraestructura denominada critica en el área de riesgo (zona de ruptura) de la FSR”, consigna el documento.




Noticia publicada en Diario Estrategia