Proceso de arrendamiento: Qué datos le puede pedir un corredor de propiedades

Experta señala que cuando hay que entregar informes financieros es para ver la capacidad económica del postulante.


Cuando se busca un departamento para arrendar, algunos interesados miran en redes sociales; otros, averiguan entre conocidos un dato que les sirva y una parte prefiere recurrir a los servicios de un corredor de propiedades.


Hasta ahora no existe ningún reglamento que regule, por ley, el desempeño de esta función, en especial cuando surgen problemas como incumplimientos en las entregas, diferencias de dinero, solicitudes no respondidas o exigencias, a juicio de los clientes, que son desmedidas.


Francisca Gatica nos escribió para contar que una corredora de propiedades decidió no mostrarle ni arrendarle un departamento en el sector de Lomas de Bellavista, en Concepción, porque le pidió unos antecedentes personales resguardados por ley. Esto, relata, para recién fijar una visita al inmueble que le interesaba.


A su juicio, si bien el contexto amerita contar con mayores resguardos, "no corresponde que se caiga en ilegalidades a la hora de visitar una propiedad para su evaluación por parte de quien será el usuario".


Por ello le gustaría saber si es posible que se reparen este tipo de procedimientos en función de leyes como: copropiedad, transparencia activa, del consumidor y secreto estadís¬tico, entre otras de carácter civil. Además, reclama que se trata de prácticas arbitrarias y se sintió discriminada.


Consultamos en AGS Visión Inmobiliaria y nos explicaron que efectivamente no hay ley que rija la actividad del corretaje de propiedades. Como precisa Jocelyn Reyes, abogada y jefa de asesoría legal, aunque la lectora no especifica a qué documentos se refiere, está claro que se sintió vulnerada en sus derechos, pues además se le negó la opción de visitar el inmueble por el cual estaba interesada.


Añade que la actividad está considerada por el SII para efectos del pago de impuestos; sin embargo; no tiene una regulación propia que obligue a quienes ejercen este oficio a actuar de forma determinada. Por lo mismo, tampoco existe una norma jurídica que establezca qué documentos se requieren para ser candidato frente a un arriendo de un inmueble.


Según aclara, el objetivo de la solicitud de documentos por parte del corredor es estudiar la capacidad económica del postulante, de modo tal que, sus ingresos puedan cubrir la renta pactada sin aparentes inconvenientes. Es lo mismo que hacen los bancos para otorgar créditos hipotecarios, cuando piden las tres últimas liquidaciones de sueldo o las seis más recientes boletas de honorarios, certificado de cotizaciones previsionales, e incluso un certificado de Dicom.


Claves, no


Lo que no podría pedir el corredor de propiedades, advierte, es por ejemplo, la clave única del candidato, ya que con ella se puede acceder a ciertos trámites personales que no tienen relación con el arrendamiento.


Añade que lo usual es que se soliciten los documentos después de la visita. Sin embargo, nada impide que el corredor los requiera previamente. De negarse el interesado a enviarlos o si no cumple con el mínimo de ingreso (generalmente, que la renta no supere el 25% del sueldo), el agente podría descartar la visita y en consecuen-cia, el arriendo, algo que no tiene sanción.



Noticia publicada en Diario El Mercurio