top of page

Columna de Opinión: Cinco propuestas para reactivar el mercado inmobiliario

Por: Rodrigo Aravena, Arquitecto y Director Comercial de AGS Visión Inmobiliaria


En momentos de crisis, se necesitan buenas ideas para salir adelante, y como AGS Visión Inmobiliaria nos reunimos hace unos días para pensar, discutir y delinear cinco iniciativas que creemos pueden apoyar el resurgimiento de la industria inmobiliaria, hoy golpeada por una coyuntura de mercado donde escasean compradores de viviendas y la banca ofrece condiciones financieras excesivamente cautas al momento de evaluar proyectos.


Por ello, nuestras propuestas nacen del diagnóstico que hemos elaborado a partir de la conversación con nuestros clientes, empresas inmobiliarias orientadas principalmente al mercado residencial, sumado a un cruce de diferentes aspectos del funcionamiento de la industria, no solamente motivados por la coyuntura específica sino más bien de hábitos que se han normalizado a partir de la pandemia y lamentablemente se han naturalizado en el ciclo de un proyecto inmobiliario. A esto queremos poner el foco, para que la reactivación del sector sea también un proceso de mejora continua, para el bien de los proyectos y de los clientes.


Este es el listado que hemos propuesto como iniciativas:


1. Postergar o dejar sin efecto la eliminación del Crédito especial para empresas constructoras (CEEC). En síntesis, esta es una rebaja impositiva para la vivienda económica, que verá su fin en los proyectos que se aprueben durante 2024. Su eliminación total afectará de forma definitiva a la vivienda económica que se beneficia de este descuento de IVA. Una vez que entre en régimen, se impondrá un cargo del 19% al costo de construcción de una vivienda, lo que será un sobrecosto que terminará pagando el comprador.


2. Acelerar los procesos de aprobación de proyectos. Brindar mayor certeza jurídica en tiempo y condiciones a los proyectos inmobiliarios. Respetar la institucionalidad de las leyes, ordenanzas y disposiciones en general que determinan competencia, forma y plazos para que los organismos públicos efectúen observaciones, revisen y aprueben finalmente los proyectos. En específico propone revisar e intervenir las Direcciones de Obras que poseen plazos excesivos en sus instancias de revisión de proyectos inmobiliarios. En este punto es la Seremi de Vivienda la que debe tomar el liderazgo, haciendo un proceso de revisión e intervención en aquellos municipios que no están cumpliendo lo que la ley les obliga.


3. Aumentar el valor de las viviendas que cubre el crédito FOGAES (Fondo de Garantías Estatales), idealmente subiendo a UF 6.000 el valor máximo de viviendas para postular un mayor número de proyectos que buscan primera residencia y no son productos de renta. Hoy, las viviendas familiares de tres dormitorios de la Región Metropolitana se encuentran en promedio entre UF 4.000 a 6.000, por lo que imponer un tope de UF 4.500 creemos que coarta una cantidad importante de la oferta, orientada precisamente a familias.


4. Promover la densificación frente a estaciones de metro actuales y proyectadas para las futuras líneas 7, 8 y 9, mediante aplicación de incentivos normativos. Aplicar tolerancia normativa, contenida en ordenanzas, en cuanto a las exigencias de estacionamientos, que traban o inhabilitan el desarrollo inmobiliario en algunas zonas de Santiago, y que encarecen excesivamente los proyectos. Si bien algunas de estas medidas pudiesen costar implementar a corto plazo, creemos necesaria la intervención de un Gobierno Metropolitano para fomentar procesos de densificación equilibrados en el territorio, sin quedar al amparo de disposiciones y criterios de densificación meramente comunales.


5. Promover la compra de Bienes Raíces cohesionando ofertas inmobiliarias entre empresas. Se ha extrañado la aparición de Eventos, Ferias y Ventas online masivas y agrupadas entre diferentes Inmobiliarias, para generar sinergias entre promotores y la demanda. También podría ser de mucha utilidad el generar instancias comerciales específicas en cada barrio de alta dinámica de proyectos, pudiendo involucrar el espacio público y a la comunidad vecina de los proyectos inmobiliarios en promoción. Esta podría ser una muy buena instancia para acercar relaciones entre Empresas, Municipio y Comunidad, generando confianzas debilitadas.


En síntesis, hemos querido proponer estas cinco ideas, que podrían apoyar el proceso de reactivación del mercado inmobiliario actual, industria que mueve una economía cercana al 10% del PIB nacional y que genera un gran beneficio para miles de familias de nuestro país, que sueñan con tener su vivienda propia. Esperamos ser escuchados (o leídos).


Más detalles en la noticia publicada en Diario Estrategia


bottom of page